El Britain-Exit (Brexit), crónica de un rompimiento.

 

Por: César Morones

27 de Junio de 2016

 

Los Británicos (Ingleses, Galeses, Escoceses e Irlandeses del Norte) y los habitantes de toda Europa Continental, se fueron a dormir la noche del jueves 23 de Junio de 2016, con la idea de que iba a ganar el "Quedarse" en el Referéndum acerca de si los primeros, se mantenían o no en la Unión Europea.

Ganó el "Salirse" con el 52% de los casi 33 millones y medio de los votos emitidos. Consecuentemente, el 48% de "Quedarse" perdió en éste Referéndum histórico.

Hay formas de perder y eso México lo sabe muy bien, se puede perder por una desventaja pequeña, amplia o amplísima. Futbolísticamente hablando (hay que recordar que los ingleses inventaron el futbol), se puede perder por goliza o se puede perder por solo un gol de diferencia.

En los procesos democráticos, como lo es la figura del referéndum, una desventaja de 4 puntos porcentuales, es una desventaja muy corta y por lo tanto es una derrota ciertamente honrosa, pero dolorosa. Lo es más cuando en la mayor parte del conteo de los votos de los Consejos Electorales del Reino Unido de la Gran Bretaña, se inicia con una ventaja de 4 puntos porcentuales, cinco horas después de iniciado se produce el empate y una hora después se concluye con una derrota de 4 puntos.

La conclusión del conteo se da a las 5 de la mañana en el huso horario de la Gran Bretaña (también, inventores del actual huso horario mundial), 6 de la mañana en Europa Continental Occidental y 7 de la mañana en la Europa Continental Oriental.

El Reino Unido de la Gran Bretaña (su nombre oficial) y todo Europa, se despertó la mañana del viernes 24 de Junio, con la noticia de que dejaba de pertenecer a la Unión Europea. La transición para el desprendimiento durará 2 años, en Junio de 2018.

De los 4 países que integran la Gran Bretaña, Escocia completo, en todos sus Consejos Electorales que lo integran, ganó el "quedarse"; la gran mayoría de los Consejos Electorales de Irlanda del Norte (La Irlanda Anglicana-Cristiana-no Católica), también ganó el "Quedarse".

En el país de Gales (anteriormente Principado de Gales), el "Salirse" ganó con solo 51% (2 puntos porcentuales que llama la atención por lo extremadamente cerrado de la votación) y en Inglaterra, que concentró poco más de 28 millones de votos (de los 33.5 millones de toda la Gran Bretaña), ganó el "Salirse" con el 53% de votos (la diferencia más marcada con 6%).

En Inglaterra, la mayoría de los Consejos Electorales de las ciudades de Londres, Liverpool, Manchester y Cambridge, donde reside el I.Q. más alto de todo el Reino Unido y probablemente uno de los más altos del mundo, ganó el "Quedarse". La mayoría de los Consejos Electorales de la económicamente rica campiña inglesa y los de los  suburbios de Londres (donde aquí residen los económicamente menos favorecidos del Reino Unido y por lo tanto, quienes menos tienen acceso a la información), votaron por el "Salirse".

En Inglaterra, los poseedores de tierras son los más ricos pero también, los menos informados y por voluntad propia, los más alejados de la cultura y  las consecuencias de su ausencia.

Hablando de consecuencias, en las pocas horas que han transcurrido del desenlace del Referéndum británico, en los mercados bursátiles las bolsas que más perdieron fueron las de Madrid y Milán con 12% cada una, mientras que las bolsas de Frankfurt y París perdieron poco menos del 7%.

¿Que significan éstas caídas?.... para España y para Italia, el encendido de focos amarillos de que sus economías siguen siendo no sanas, mientras que para Alemania y Francia (que junto con Gran Bretaña son los tres líderes de Europa, por la fortaleza de sus economías), no se alcanzaron a encender los focos de alerta, como se llegó a pensar antes del comienzo de la jornada bursátil del Viernes 24 de Junio 2016, ya que una caída de un dígito, no representa un crack en las bolsas de valores. No lo ha sido históricamente y por lo tanto se pueden considerar como caídas moderadas.

Para fortuna de los mercados bursátiles, se atravesó el fin de semana en el cual no hay actividades y por lo tanto se pone al sereno el cómo actuar de los capitalistas especulativos mundiales, para la jornada del Lunes 27 de Junio.

A nivel mundial, también la suerte corrió a favor del no desplome de las importantes bolsas del lejano Oriente, ya que a la hora de la definición del Referéndum británico, las jornadas estaban cerca de cerrar operaciones (1 de la tarde del Viernes 24 de Junio en Tokio), así como en el Continente Oceánico ya habían cerrado (6 de la tarde del Viernes 24 de Junio en Sidney).

En el Continente Americano, la bolsa de valores de Nueva York (cero horas del Viernes 24 de Junio) cerró ese día, con una pérdida de poco más del 3%, mientras que la de México que es la más importante de América Latina, incluso por encima de la de Sao Paulo (11 de la noche del Jueves 23 de Junio), cerró operaciones al día siguiente, con una pérdida de menos del 3%. Fue un daño mínimo en contraposición con las especulaciones amarillistas.

En los mercados cambiarios, la única divisa ganadora fue el Dólar Estadounidense, la divisa que más perdió fue la libra esterlina británica con 10%, frente al Dólar.  El Peso Mexicano (que es también la principal referencia de América Latina), perdió 2% de su valor frente al Dólar. Todo esto en la jornada cambiaria del Viernes 24 de Junio.

Los capitales especulativos mundiales se movieron a la compra del oro y el metal más apreciado del mundo, aumentó su valor en 30% en un solo día.

En el ámbito de los capitales productivos ¿qué se puede esperar?

Hace 10 años, los primeros 10 lugares en cuanto al valor de sus economías era como sigue:

1.- Estados Unidos.
2.- Japón.
3.- Alemania.
4.- Francia y Gran Bretaña (empatados).
6.- Italia.
7.- Canadá.
8.- Australia, España  y Rusia (empatados).

En ese año (2006), México ocupó la posición número 18.

En 2014, los primeros 10  lugares era como sigue:

1.- China.
2.- Estados Unidos.
3.- India.
4.- Japón.
5.- Alemania.
6.- Rusia.
7.- Brasil.
8.- Francia.
9.- Gran Bretaña.
10.- Italia.

En ese año, México ocupó la posición número 11 y su Producto Interno Bruto (PIB), estuvo muy cerca del de Italia y el de Gran Bretaña.

En el más reciente año (2015), el cambio más importante de éstos 11, ocurrió en Estados Unidos, ocupando nuevamente el Primer lugar y desplazando a China al segundo lugar.

En el 2016 en Europa, Alemania es la economía más fuerte y Francia y Gran Bretaña (empatados), ocupan el segundo lugar.

Quienes en el Referéndum de la Gran Bretaña del 23 de Junio de 2016, votaron en favor del "Salir" de la Unión Europea, lo hicieron con el siguiente motivo: "Ya basta de subsidiar a Economías flojas como la española, la italiana y la griega y seamos fuertes como lo fuimos antes de la firma del Tratado de Mastrich" (Donde nace la Unión Europea como es conocida el día de hoy). Fueron nacionalistas, antes que continentales y por tanto globalifóbicos. Fueron desconocedores del frágil equilibrio mundial.

La Unión Europea nació francamente para que el Continente pudiera contrarrestar el enorme poder de los Estados Unidos en una década en la que el mundo era diferente.

Ahora, con la salida del Reino Unido, Europa se torna vulnerable frente a los nuevos poderíos de China y de La India.

Al Reino Unido de la Gran Bretaña, le esperan años difíciles, ya que la Unión Europea es su principal socio comercial, no son los Estados Unidos. A la economía de Estados Unidos le esperan turbulencias, ya que para la primer potencia mundial, la Gran Bretaña si es su principal socio comercial (el segundo es China y el tercero es México). Con una economía británica emproblemada, lo más seguro es que las exportaciones norteamericanas al Reino Unido descenderán, por lo que habrá una desaceleración en el crecimiento de la economía de Estados Unidos y en esa medida, México resentirá también, al descender sus exportaciones a Estados Unidos.

No todo son malas noticias para México, ya que esto abre la oportunidad de que México haga crecer su volumen comercial con China, el cual en lo más actual, ya no solamente es importar bienes elaborados en China, sino también, ya hay exportaciones de bienes y capitales mexicanos en China.

En resumen, el péndulo de la historia se está moviendo del  hemisferio Occidental hacia el hemisferio Oriental. Con visión, voluntad e inteligencia, México se puede anticipar al futuro.