FUERZA CONTRA INTELIGENCIA EN JALISCO

En política corresponde al fuerte utilizar todo su poder: al débil utilizar toda su inteligencia


Por: César Morones1
Chief Executive Officer


En 1995 en Jalisco cualquier candidato que el PAN hubiese postulado habría ganado la elección a Gobernador al PRI, como así sucedió al quedar con 15 puntos de ventaja. En la elección del 2015 en Jalisco se conjugaron 2 elementos: La gran animadversión del partido en el ejercicio del poder PRI y la gran popularidad del candidato de Movimiento Ciudadano (MC) Enrique Alfaro Ramírez, lo cual lo llevó a ganar la Presidencia Municipal de Guadalajara con mayor ventaja que lo sucedido en 1995.

En Jalisco el PRI tuvo, para la elección intermedia del 7 de Junio del 2015, el rol del fuerte y Movimiento Ciudadano (MC) el rol del débil.

Existen 4 elementos que contribuyeron a la derrota del PRI:

1. El primer y más importante elemento, es que el PRI subestimó la inteligencia de la ciudadanía y se equivocó al confundir a una población jalisciense partidaria de la paz social con una ciudadanía apática y desinformada, lo cual ya quedó demostrado que de ninguna manera ocurre, logró unificar a la mayoría de los ciudadanos, pero en su contra. El PRI en Jalisco tiene una animadversión ciudadana de 40%, mientras que el MC por ser un partido nuevo, su animadversión ciudadana oscila entre el 3% y 4%.

2. El segundo es la participación de Enrique Alfaro Ramírez como candidato de Movimiento Ciudadano a la Presidencia Municipal de Guadalajara, el cual de acuerdo con los estudios de opinión del IMO es un candidato bastante fuerte, quien en las elecciones recientes del 2012 compitiendo para la gubernatura, ganó para su partido el área conurbada de Guadalajara con 8 puntos de ventaja sobre la alianza PRI-PVEM, incluyendo el municipio de Guadalajara. La ciudadanía lo percibe como una persona creíble, atributo que en la actualidad es un valor muy escaso hacia los políticos, los partidos políticos y los gobernantes.

3. El tercer elemento se dio cuando el PRI nombra a un candidato Ricardo Villanueva Lomelí, no emanado de las bases del partido, dividiendo con ello a los sectores del PRI, sin trayectoria política más allá de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) de la que fue Presidente, que lejos de que los ciudadanos lo vieran como un atributo, significaba una debilidad. Villanueva de acuerdo con los estudios de IMO no era una persona conocida por la población. La falta de conocimiento del candidato combinada con la animadversión del partido dio como resultado que en la medida que se fue conociendo, no logro trasmitir confianza, ni credibilidad.

4. Y, el cuarto se da cuando se decide por una campaña denostativa hacia el candidato que se sabía era el puntero en las preferencias electorales, cuando eso lejos de ayudarlo, estaba ocurriendo justamente lo contrario, ya que de acuerdo con las encuestas del IMO, la ciudadanía lo que menos quería eran campañas llamadas de guerra sucia o contra campañas; lo que quería eran propuestas constructivas, por lo que conforme avanzaba la campaña en ese sentido, en vez de crecer en la preferencia electorales, más se estacaban.

Además de hacer creer a la ciudadanía que Enrique Alfaro decrecía en la preferencias electorales, al mismo tiempo que Ricardo Villanueva subía, al grado de estar en empate técnico; lo cual de acuerdo con los estudios de opinión del IMO, nunca ocurrió; Alfaro siempre se mantuvo con una amplia ventaja sobre el candidato del PRI. Algunos medios masivos de comunicación difundieron esa idea, cuando publicaron estudios con datos en donde ponían al candidato de MC con muy pocos puntos, entre 3 y 4, arriba del candidato del PRI e incluso hubo quienes pusieron a Villanueva por encima de Alfaro hasta por 4 puntos de ventaja y otros más pusieron al PAN como segunda fuerza electoral, cuando de acuerdo a nuestros estudios el PRI, siempre se mantuvo como segunda fuerza y el PAN en un lejanísimo tercer lugar con apenas un dígito.

Como estudioso de la demoscopia y de los fenómenos sociales, de ninguna manera afirmó que los estudios de opinión pública (encuestas) no puedan tener algunas diferencias en sus resultados, de acuerdo a la metodología y estructura en el levantamiento de campo que cada casa encuestadora aplique; sin embargo, los resultados no pueden ser tan disímbolos, o estar uniformados en un solo sentido, que al contrastarlos con resultados oficiales sean totalmente distintos.

Estas elecciones del 7 de junio del 2015, me hacen recordar por su gran paralelismo las históricas elecciones del Estado de Jalisco del 12 de febrero de 1995, en donde se renovaron los titulares de los cargos de elección popular para Gobernador, Presidentes Municipales y Diputados Locales; y digo históricas porque fueron las primeras elecciones en Jalisco en las que se alzó como ganador un candidato diferente al PRI. En dichas elecciones participé dirigiendo investigaciones políticas con varios meses de anticipación y en aquel entonces adelanté que el Partido Acción Nacional con su candidato Alberto Cárdenas Jiménez ganaría la elección con el 52% de votación y en segundo lugar quedaría el Partido Revolucionario Institucional con 37%, resultados éstos que fueron difundidos ampliamente por la prensa nacional, no así la local de ese tiempo, con excepción del hoy extinto Diario Siglo 21 de Guadalajara, dirigido por Jorge Zepeda Patterson.

El resultado oficial fue de: 52.74% para el PAN y 37.11% para el PRI, mismo datos que un servidor había dado a conocer meses antes. En aquel entonces, como ahora, fue muy difícil la difusión de tales datos, ya que el círculo del poder local no podían aceptar que los ciudadanos de Jalisco votarían en contra del partido en el poder, tachando estas encuestas como mentirosas y tratando de contrarrestar estos datos con otros con cifras invertidas y al igual que en aquella ocasión, en ésta del 2015 hubo un medio local, canal 8 de Guadalajara, que se atrevió a difundir el 21 de abril del 2015 los resultados de la Encuesta en Guadalajara del IMO.

Al final de aquella elección de 1995 y de la de de hoy 2015, 20 años después, los resultados nos han dado la razón, En 1995 nuestras cifras fueron totalmente exactas de como quedó finalmente la elección; en el 2015 en la elección para Guadalajara en nuestra encuesta publicada con 2 meses de antelación, adelantamos que MC ganaría con dos dígitos con un 13.4% de indecisos, que el PRI sería segunda fuerza con 27%, y que el PAN se iría hasta la tercera fuerza con sólo un dígito de casi 8%.

Lo sucedido entre la publicación de la encuesta de IMO patrocinada y publicada por OchoTV y la fecha de la elección, fue que la mayor parte del 13.4% de indecisos terminó votando por Enrique Alfaro, lo cual quiere decir que el Partido Revolucionario Institucional PRI, contribuyo con su contra-campaña a favor de Movimiento Ciudadano. Con la alta animadversión del PRI 40%, atacando a MC con una animadversión de 4%, era absolutamente esperable que los indecisos vieran en Enrique Alfaro como a una víctima del sistema.

La paciencia y prudencia de la campaña del candidato Enrique Alfaro de MC, fueron sus principales fortalezas al no ser contestatario a dichos ataques.

En 1995 el PAN obtuvo 52 ayuntamientos, el PRI 65, el PRD 3 y El Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional 1, en las elecciones de éste 7 de Junio2 el PRI se queda con 44 ayuntamientos, en alianza PRI-PVEM con 15; el PAN con 26, en alianza PAN-PRD con 5; MC 25; PRD 5; PT 2, y 1 para cada uno de los partidos restantes. Jalisco con las elecciones de 1995 fue un parteaguas en la democracia de México, ya que con el triunfó de un partido de oposición como lo era el PAN, el ejemplo empezó a correr por todo el país, dándose triunfos diferentes al partido que por más de 70 años había estado en el poder y fue un importantísimo ejemplo de lo que las encuestas bien hechas aportan al proceso de democratización de las sociedades modernas.

Lo que los políticos tienen que entender es que hay una ciudadanía que es paciente, pero que de ninguna manera está dispuesta a dejar pasar todas las afrentas cuando tiene el poder de hacer cambios a través de su voto, los que ganan tienen ante sí un gran compromiso con los ciudadanos que les dieron su apoyo, no cometiendo los errores habituales de la alternancia política mexicana, en la que se olvidan de cumplir con las expectativas ciudadanas, lo cual los pone en riesgo de perder el respaldo de los votantes en el siguiente proceso electoral.

Mientras mayor es la expectativa ciudadana, mayor es la responsabilidad de los ganadores para hacer un buen gobierno, sin excesos, sin desplantes, sin arrogancia, sin frivolidades, así como de cuidar en todo momento la no infiltración al cambio de personas o grupos de poder carentes de credibilidad.

El IMO con 26 años de experiencia acumulada, es un profundo y profuso investigador de las sociedades modernas; tal es el caso, que es el Único representante de México en el Programa más influyente del mundo en materia de estudios sociales, el International Social Survey Programme (ISSP) que agrupa en la actualidad a 49 países en el orbe, con la representación de las más prestigiadas instituciones en la materia, por lo que nuestros análisis implican el estudio de la sociedad mexicana, tanto de manera nacional, como en el concierto mundial, con estudios que permite a México compararse con los demás países.

1 César Augusto Morones Servín es Presidente y Director General del IMO - Instituto de Mercadotecnia y Opinión y único representante de México en el International Social Survey Programme (ISSP) que agrupa en la actualidad a 49 países. http://imocorp.com.mx, @Morones_Cesar.

2 De acuerdo a cifras no definitivas del PREP del IEPC Jalisco de junio de 2015